Los juegos más caros de la historia: una crónica de éxitos y fracasos

¿Todas las grandes producciones funcionan tan bien como lo hará GTA 5? ¿Sale a cuenta hacer un juego caro? Hoy repasamos los videojuegos más caros de la historia y analizamos si tales inversiones han significado rotundos éxitos o sonados fracasos.

GTA 5 es la producción más cara de la historia de los videojuegos. Una primera estimación nos dice que el juego ha costado alrededor de 265 millones de euros, tanto como grandes superproducciones de Hollywood como ‘Avatar’ o algunas entregas de ‘Piratas del Caribe’ o ‘Harry Potter’.

Que estos 265 millones son una buena inversión por parte de Rockstar está claro: hoy sale a la venta el juego y ya ha registrado la friolera de 7 millones de pre-ventas entre sus dos versiones. Esta pre-ventas junto a las ventas de la primera semana hacen prever que en sus primeros días GTA 5 habrá despachado 11 millones de unidades. Desgraciadamente, no todos los juegos corren la misma suerte.

Kojima, Microsoft, Rockstar… ¡ellos dieron en el clavo!

Desarrollar secuelas de juegos de éxito no suele ser barato. Para la historia queda el caso de Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots (2008), que con un presupuesto de 60 millones de dólares no sólo no tuvo pérdidas, sino enormes beneficios, y aseguró la continuidad de una franquicia que ya anda por el camino de la next-gen.

Snake es garantía de éxito para Konami y Hideo Kojima

Lo mismo podemos decir de Halo, cuya entrega más cara hasta ahora es la tercera (2007): 55 millones muy bien invertidos que propiciaron no solo cuarta parte sino quinta que también veremos en la next-gen y que intuimos bastante más cara que sus predecesoras.

Otros que saben manejar grandes números son Rockstar. Antes de la existencia de GTA 5, uno de los juegos que ostentaba el récord de ser de los más caros era su antecesor, GTA 4 (2008). El anterior volumen de la saga costó 100 millones de dólares, una fortuna, sí, pero que Rockstar recuperó de sobras. Y es que el juego lleva vendidos en todo el mundo más de 20 millones de unidades. Y no, no tiene el récord: ¡contando todas sus plataformas GTA: San Andreas (2004) superó los 23 millones de copias vendidas!

Así pues, podríamos justificar la gran inversión de los juegos de Rockstar, puesto que la recupera con creces pero… ¿Siempre? Depende cómo se mire. L.A. Noire (2011) es, tras los dos últimos GTA, el juego más caro de la compañía, costando alrededor de 50 millones de dólares. Aunque no fue un fracaso total (ya les gustaría a muchos juegos vender 5 millones de copias) significó todo una debacle para su estudio, Team Bondi, que se vio obligado a cerrar tras 7 años de tumultuoso desarrollo.

L.A. Noire.: Un éxito relativo

Cuando un fracaso es el fin

Pero Team Bondi no es el único estudio que tras haber hecho un juego prometedor (y carísimo) tuvo que cerrar sus puertas. Para la historia queda el caso de RealTime Worlds, que desarrollaron APB: All Points Bulletin (2010), un juego online con ecos de Grand Theft Auto que costó más de 50 millones de dólares.

APB recibió una fría acogida por el público y la crítica, lo que, unido al mal estado económico de su desarrollador, obligó a cerrar los servidores. Pero aquí no acaba la historia: como unos salvadores aparecieron un año después Reloaded Productions, que compraron la franquicia y la reformularon, conviertiéndola al modelo free to play. Se comenta que este renacimiento pudo costar a la compañía otros 50 millones haciendo de APB uno de los juegos más ambiciosos de la pasada época, pero no uno de los más exitosos… ¿Se recuperará algún día esta inversión?

¿Se merecía APB la mala suerte que tuvo?

Obras faraónicas

Cleopatra es una de las producciones más caras de la historia de Hollywood… pero no de las más exitosas. No es que la película de la Taylor no sedujese al público, pero costó tanto dinero (¡44 millones de dólares en 1963!) que para su productora, 20th Century Fox, fue imposible recuperarlo. El mundo de los videojuegos tiene su propia Cleopatra, y esta no es otra que Shenmue (2000).

Ostentando durante muchos años el título de juego más caro de la historia (70 millones de la época), Shenmue tenía todos los números para ser un éxito: un entorno realista con mucha libertad, localizaciones reales, una jugabilidad variada, un estupendo motor gráfico… ¿Qué falló? Pues que SEGA calculó mal y que por mucho que vendiese era imposible recuperar la inversión, y es que el parquet de consolas Dreamcast no era el suficiente para generar beneficios.

SEGA lo volvió a intentar con su secuela, aprovechando el motor gráfico, pero la jugada le volvió a salir mal. El resultado: final inconcluso para una saga prometedora y la despedida de SEGA como fabricante de consolas, hasta acabar a día de hoy como empresa third party que incluso ha producido juegos para su rival histórica, Nintendo.

Shemue es posiblemente el juego con más perdidas en toda la historia

Pero Shenmue no es la única obra faraónica que fue un sonado fracaso. Tenemos un ejemplo más reciente: Star Wars: The Old Republic (2011), con una producción que alcanzó los 200 millones de dólares.

Si bien en sus primeros meses este juego online de pago gozó de gran popularidad (más de medio millón de suscriptores en tiempo récord), gran parte de ellos no tardaron en huir. Eso obligó a EA a hacer lo que había negado por activa y por pasiva: convertir su juego de pago en un título free to play hasta el nivel 50.

Puede que The Old Republic no haya causado grandes pérdidas para EA y Bioware, pero desde luego no ha sido el gran éxito que se esperaban: ahí tenemos World of Warcraft (2004), que tras casi una década de existencia sigue en buena forma, con expansiones periódicas y un público fiel que sigue pagando su cuota religiosamente.

Old Republic: el MMO que nunca será como WoW

Las dos caras de una mala gestión

Hay juegos que resultan caros por un ambicioso desarrollo, mientras que otros lo son porque se pasan del presupuesto por diversas razones. Un caso paradigmático de este síndrome lo sufrió Gran Turismo 5 que, con un presupuesto inicial de 60 millones de dólares acabó costando 20 más. ¿La razón? Los chicos de Polyphony Digital se toman sus juegos con mucha calma, pasándose de las fechas previstas, cosa que significa más sueldos, más recursos y mucho, mucho dinero extra.

Por suerte, a pesar de estos desastrosos inicios, GT5 vendió como churros y por eso no nos sorprendimos cuando Sony anunció su secuela.

Tras GT5 a nadie le sorprendería un retraso en Gran Turismo 6

Pero obviamente existe la otra cara de la moneda, la de los desarrollos desastrosos que acaban en ventas desastrosas. En esta categoría se lleva la palma Too Human (2008).

Este juego, que aparentemente no tenía que resultar demasiado caro, acabó siendo una ruina. Una de las razones principales es que su desarrolladora, Silicon Knights, usó el motor Unreal Engine 3 sin seguir las condiciones que le había fijado Epic Games, su propietaria. Esto les llevó a juicios que perdieron y a un exagerado retraso en su desarrollo. ¿Exagero? Teniendo en cuenta que el juego se anunció en 1999 para PSOne y acabó saliendo en 2008 para Xbox 360 diría que no…

Este camino tortuoso termina con unas ventas de apenas un millón de unidades, insuficientes para recuperar los 80 millones de dólares que había costado el título. Junto a Shemue psoiblemente estemos hablando del gran fracaso de la década de los 2000.

Too Human: una década de problemas

¿Cuáles serán los futuros superventas?

Como ves, muchos son los factores que hacen que un juego de gran presupuesto sea un éxito. A pesar del alto riesgo, año tras año hay compañías que se arriesgan a sacar juegos que han costado números de 9 cifras.

Además de GTA 5, este año ha superado la barrera de los 100 millones de dólares Disney Infinity. Nacido como una alternativa a los Skylanders, este juego de Disney quiere hacerse con el corazoncito de los niños del planeta…. ¿Lo conseguirá? En la época navideña lo sabremos.

Pero estoy segura que Disney Infinity y GTA V no son los únicos juegos del año que manejan esas cifras: habrá que esperar al lanzamiento de PS4 y Xbox One para ver qué buques insignia de ambas consolas han costado cifras estratosféricas… Seguro que entre ellos encontramos tantos éxitos como fracasos.

¿Qué otros grandes éxitos y fracasos de la industria del videojuego recuerdas?

Cargando comentarios