Cómo di la vuelta al mundo gracias a los videojuegos

De Barcelona a Miami, pasando por San Petersburgo o el Caribe. Acompáñame en este viaje por las localizaciones reales que de tus juegos favoritos.

Hong Kong y Los Ángeles son dos ciudades que conozco como la palma de mi mano. Y no, jamás he viajado a estas metrópolis, pero las he visitado en algunos de mis videojuegos favoritos.

Hoy me he propuesto hacer una vuelta al mundo exprés tan solo basándome en ciudades y países que son escenarios de videojuegos de los últimos años. Sígueme en este viaje apasionante por los 5 continentes.

Aventuras por la Vieja Europa

Mi viaje empieza en Barcelona, mi ciudad de origen. Aunque me conozco bien la capital catalana, también decido verla en videojuegos. Así, el popular skater Tony Hawk se pasó por allí en 2002 , y nosotros podemos acompañarlo a bordo del monopatín para descubrir el Parc Güell o la Pedrera, obras maestras de Antoni Gaudí, genio de la arquitectura.

Aunque si te dan miedo los monopatines siempre puedes subirte a un coche a toda velocidad y dejarte acompañar por Vin Diesel, que también visitó Barcelona con Wheelman, juego en mundo abierto al más puro estilo Hollywood.

Vien Diesel, un turista en Barcelona

Pero no puedo detenerme más y tengo que coger un avión para recorrer mundo. Mi primera parada es París, ciudad donde los videojuegos insisten en mostrarnos en diferentes momentos del pasado. Este es el caso de The Saboteur, que muestra la ciudad de la luz durante la ocupación nazi. Cierto que por aquel entonces la ciudad no vivía su momento de gloria, pero entre misión y misión para la Resistencia siempre puedo subirme a un vehículo y hacer turismo por los alrededores de la capital, así como visitar Notre Dame y la Torre Eiffel y, en un momento de atrevimiento, subirme a lo más alto.

Con The Saboteur, súbete a la Torre Eiffel sin pagar entrada

Y es que lo de trepar parece de lo más habitual cuando haces turismo a través de videojuegos. Si no que se lo digan a Ezio, protagonista de la trilogía de juegos de Assassin’s Creed 2. Junto a nuestro amigo asesino puedo recorrer los hermosos rincones de Italia, concretamente Florencia, Venecia y Roma, ciudades que se muestran en su esplendor del siglo XV. ¿Para qué agobiarse con el tráfico italiano pudiendo disfrutar del país mediterráneo cuando era la cuna de la cultura? ¿Por qué hacer colas con otros turistas para visitar el Duomo o el Coliseo, pudiendo acceder a ellos practicando parkour?

Las maravillas de Asia

Y dejo Europa viajando también con un asesino, en este caso Altaïr, protagonista del primer Assassin’s Creed. Nadie como él para hacerme de guía por las bellas ciudades de Damasco (Siria) y Jerusalén (Israel). Cierto que además de en el espacio hemos viajado en el tiempo, ¿pero, acaso importa? ¿Acaso no has soñado con viajar a Ásia en la época de los cruzados?

La despedida de Altaïr será dura, pero no tanto si tenemos en cuenta que en Estambul nos reecontratremos nuevamente con Ezio Auditore, el mejor guía para disfrutar de tan monumental ciudad. Bueno, quién dice Estambul dice Constantinopla, nombre que recibió hasta bien entrado el siglo XX.

Un viaje a Turquía es más emocionante si nos acompaña Ezio Auditore

Tras hacerme unos cuantos selfies frente a Santa Sofia, me despido definitivamente del señor Auditore para partir hacia Rusia. Este enorme país ha sido escenario de múltiples videojuegos, sobre todo aquellos de temática bélica, como Call of Duty 4: Modern Warfare, pero como yo soy una persona pacífica, he decidido huir de las guerras y citarme con un playboy de la talla de James Bond, con el que disfrutaré en Goldeneye 007 de un tour que incluye Arjángelsk, Severnaya (en Siberia) y San Petersburgo. Puede que esta visita no sea precisamente tranquila, ¿pero acaso hay algo más divertido que perseguir espías rivales por la estepa?

Tras Asia occidental voy a introducirme en el Lejano Oriente. Mi primera parada es Shangai, en China, donde me esperan los antihéroes Kane y Lynch. Con ellos conozco la cara más macarra de la ciudad, recorriendo sus suburbios y teniendo algún que otro encontronazo con las tríadas… No pasa nada, ya que con su poder de persuasión (y su habilidad con las armas de fuego) estoy a salvo.

Kane y Lynch saben como divertirse en Shangai

Tras esta visita relámpago por la popular metrópolis china hago parada en Hong Kong, donde conoceré de primera mano qué es eso de ser un poli infiltrado en la mafia. Me lo enseñará el joven Wei Shen en Sleeping Dogs, con quien no faltarán peleas callejeras, persecuciones por la ciudad, e incluso una boda.

Un vuelo exprés me lleva de China a Japón. Lo cierto es que la capital del país, Tokyo, me llama mucho la atención, pero me estresa la idea irme de aventuras con los protagonistas de Yakuza, pues ando un poco saturada después de tantas guerras de bandas. Así que hago mi mochila y me pierdo en una isla remota del archipiélago nipón, donde me está esperando repleta de anécdotas Lara Croft. Junto a ella, me adentraré en Yamatai, una paradisíaca isla que esconde muchos secretos y peligros.

Encuentra tesoros milenarios junto a Lara Croft

Una ruta por América

Aunque me hacía especial ilusión conocer a Mad Max en Australia, me cuenta por Skype que su juego se ha retrasado hasta el año que viene, así que me salto el continente oceánico y me voy directamente a descubrir América.

Empiezo por América del Sur, deteniéndome en Brasil, donde me espera Max Payne. Lo cierto es que en el el tercer juego de la saga el agente ya no está en su mejor momento, pero nadie como él para guiarme por las zonas más apasionantes de Sao Paulo.

Max Payne, un guía imprescindible si decides visitar Brasil

Tengo muchas ganas de ir a América del Norte, pero antes de eso haré una visita rápida al Caribe, retrocediendo de nuevo unos cuantos siglos, cortesía de Edward Kenway, protagonista de Assassin’s Creed 4: Black Flag, el AC pirata.

Y finalmente llego a los EEUU. Aunque muchos juegos han retratado este país, sin duda ninguno como la saga Grand Theft Auto. Así, mi ruta por el país empieza en la costa oeste, deteniéndome en la ciudad de Los Santos o, lo que es lo mismo, Los Ángeles. Allí me encontraré con Franklin, Michael y Trevor, los antihéroes de GTA 5. Con ellos descubriré un inmenso terreno con cientos de cosas por hacer, desde carreras de quads a partidas de tennis.

Recorre con Trevor el estado de punta a punta montado en un quad

Tras despedirme de ellos, me encontraré en la misma ciudad con CJ, protagonista de GTA: San Andreas, con el que viviré un tour acelerado por San Fierro (San Francisco) y Las Venturas (Las Vegas). Hay tanto por hacer que me cuesta despedirme, pero no me queda otra que volar hacia el este.

Así, mi viaje seguirá en Liberty City (Nueva York), donde tendré en Nico Bellic de GTA 4 un cicerone de lujo que me mostrará todas las caras de la Gran Manzana. Finalmente terminaré mi visita americana en Vice City (Miami), en una regresión a los 80, con su música y su ropa hortera acompañando al mafioso venido a más Tommy Vercetti.

Miami nunca ha lucido tan bien como en GTA Vice City

De vuelta a casa

Mi vuelta al mundo se acerca a su fin, pero antes de volver a Europa quiero hacer una parada en África. Aunque el continente africano no es muy dado a aparecer en videojuegos, recorro algunos países, como Namibia o Ruanda gracias a Sam Fisher, que se ha pasado por allí para protagonizar Splinter Cell: Blacklist.

Y ahora sí… mi último vuelo está a punto de despegar… Son muchos los recuerdos que le llevo de esta vuelta al mundo acelerada, pero no los suficientes para no estar pensando ya en el próximo viaje.

Com Sam Fisher no acabarás tu viaje con relax, precisamente

¿Nos vamos al espacio exterior?

Los videojuegos que me he dejado en el tintero (de Driver: San Francisco a Watch Dogs pasando por el próximo Far Cry o el nuevo AC: Unity) darían para otra vuelta al mundo, pero también existen otras opciones, como viajar al espacio exterior, o incluso a realidades alternativas.

Si te ha gustado este artículo también te interesará:

Sígueme en Twitter @mariabaeta

Cargando comentarios