Watch Dogs: cómo hackear y sacar partido a la habilidad estrella de Aiden

Ser un hacker maestro es imprescindible para jugar a Watch Dogs y superar con éxito todas las misiones. Te explicamos cómo dominar esta habilidad.

Watch Dogs es un juego de aventura y acción en el que Aiden, su protagonista, domina muchas habilidades, como conducción, combate, uso de armas… Sin embargo, la clave para superar todos los retos de la aventura es una: aprovechar al máximo el hackeo, que Aiden controla desde su teléfono.

Así, si en Watch Dogs comprendes las mecánicas del hacking y las sabes aplicar a todas las acciones te ahorrarás muchos disgustos y misiones fallidas. Hoy vamos a repasar los principios del hackeo de este juego y los usos que puedes darle.

Diferencia entre los dos modos de hackeo

Empezar a hackear en Watch Dogs es tan fácil como presionar el correspondiente botón de tu mando. Sin embargo, no todo el hackeo en el juego es igual, y debemos diferenciar dos niveles.

Hackeo para rastrear perfiles

Este tipo de hackeo se activa presionando durante unos instantes el botón de hackear. Tras hacerlo, activarás un modo en el que Aiden puede ir viendo todos los perfiles de los habitantes de Chicago. Con este modo, además de conocer los usos y costumbres de los transeúntes vas a detectar algo clave para avanzar en las misiones: las personas que son tu objetivo.

Hackeo de dispositivos

Este otro tipo de hackeo solo requiere de presionar ligeramente el botón, opción que te aparecerá cuando puedas piratear un dispositivo, como los semáforos o los puentes de Chicago, o cuando debas sabotear algún sistema o vehículo.

Además, este tipo de hackeo también está presente mientas el rastreo de perfiles está activo. Así, con él activado puedes acceder a más datos de los habitantes de Chicago, como oír sus conversaciones o descargar la música que suena en su móvil.

Aprovecha el sistema de cámaras de seguridad

En Watch Dogs Chicago es una ciudad teóricamente segura, hasta el punto de que hay cámaras de seguridad prácticamente en cada esquina. Con un simple toque del botón hackeo también puedes acceder a la visión que te proporcionan.

Hackear a través de las cámaras de seguridad de ctOS te ofrece muchas ventajas, como tener una visión más amplia del escenario y acceder a dispositivos que no puedes ver en la vista normal.

La ventaja es que mientras estés en modo cámara de seguridad estás completamente seguro y puedes detectar y marcar a tus objetivos con total discreción, para que acabar con ellos sea mucho más sencillo y no levantes sospechas.

Usa el modo de visión de cámaras de seguridad siempre que puedas, ya que no te evita poder realizar otras acciones (como cotillear a los transeúntes de Chicago y vaciarles la cartera). Además, puedes saltar a la siguiente cámara de seguridad del circuito, con lo que detectarás cosas que de otra forma sería imposible ver.

Usa el hackeo para evitar la confrontación directa

Como te decía, el hackeo es ideal para detectar a tus enemigos y darles caza. Si no dispones de armas, hackear dispositivos cercanos es ideal para quitarte de encima a los objetivos que debes eliminar. Por ejemplo, puedes activar dispositivos que exploten cerca del enemigo, logrando así una muerte segura sin ensuciarte las manos. Eso sí, no abuses de estas opciones, ya que a menudo solo puede activarse una vez. Así, espera que el enemigo esté cerca del dispositivo y entonces úsalo.

El hackeo contra los enemigos no es solo un arma ofensiva, sino también defensiva. Así, puedes interceptar determinados dispositivos que estén cerca (teléfonos móviles, radios y otros aparatos electrónicos), activarlos para distraer a tus enemigos y que se alejen. Así podrás pasar por una zona sin problemas. Este mecanismo es fundamental en las fases que requieran de movimientos sigilosos; si no lo usas es posible que te detecten una y otra vez.

Evita la policía con tus armas de hacker

En Watch Dogs, a diferencia de juegos como GTA V, es muy fácil que la policía sospeche de ti y quiera detenerte. Así, basta que robes un coche para que la policía de Chicago te persiga…. ¡ya no digamos si además agredes accidentalmente a un transeúnte!

Sin embargo, gracias a tus habilidades como hacker puedes evitar persecuciones policiales o hacer al menos que duren poco y salgas victorioso de ellas.

En el primer caso, prevenir persecuciones, todo pasa por interceptar la llamada de aviso antes de tiempo. Así, cuando cometas un delito en Chicago un habitante no tardará en llamar a la policía desde tu teléfono móvil. Si has comprado la habilidad de cortar llamadas telefónicas (una de las primeras que se desbloquea en el juego) podrás encontrar a la persona que llama y cortarle la comunicación con la policía.

Sin embargo, hacer esto requiere de mucha rapidez, así que es probable que para cuando te des cuenta ya esté avisada la policía. En ese caso, coge tu coche o roba el que tengas más cerca y lánzate a la carrera.

Cuando te persiga la policía aprovecha para manipular los semáforos. Pondrás el tuyo en verde y generarás cierto caos en los cruces, lo que provocará distracción para la policía. Así mismo, en las persecuciones policiales es cuando debes hackear los puentes elevadizos:cuando pases por  uno hackéalo inmediatamente después para que los coches patrulla no tengan tiempo de cruzarlo.

Cuando hayas jugado más Watch Dogs podrás frustrar los planes de la policía de maneras mucho más elaboradas. Pero los métodos clásicos nunca fallan.

Utiliza el hackeo solo por diversión

El hackeo es el arma más potente que te acompaña en tu actividad en Watch Dogs, pero también sirve para acciones más secundarias pero no por ello menos importantes para divertirte con el juego.

Así, si necesitas algo de dinero, basta con que actives el modo de rastreo y busques traseúntes a los que les puedas robar. Realiza esta acción y luego accede a cualquier cajero de la ciudad para transferir el capital a tu cuenta bancaria.

Además, rastreando a la población de Chicago podrás descubrir sus vicios y miserias. Si tienes un lado voyeur te encantará descubrir la de cosas que pueden llegar a esconder los habitantes con el aspecto más inofensivo. Además, puedes ir un poco más allá y espiar sus conversaciones telefónicas.

¿Echas en falta un poco de caos? Entonces también puedes usar el hackeo para provocar pequeñas explosiones que asusten a la gente y boicotear ciertos elementos de la ciudad. No ganas nada con ello, cierto, pero te echarás unas risas si echas en falta la locura al estilo Saints Row.

Sobre todo… ¡Vigila con la batería!

En este artículo te he dado varios consejos para usar el hackeo en diferentes vertientes pero no debes olvidar algo: Aiden hackea Chicago gracias a su smartphone, y la batería de éste no es ilimitada. Así, ten presente siempre el nivel de batería de tu teléfono, algo que puedes comprar con el indicador del lado inferior izquierdo de la pantalla.

Algunas acciones simples, como rastrear, no gastan apenas batería. Otras como hackear semáforos o puentes, en cambio, la reducen considerablemente, así que  usa estas opciones sólo cuando realmente las necesites.

En todo caso, recuerda que, entre misiones, siempre puedes acceder a tu escondite, donde vas a poder cargar tu teléfono móvil. Además, entre las habilidades que puedes comprar hay una que da a tu teléfono líneas de batería adicionales. Mi recomendación es que sea una de las primeras que adquieras.

Disfruta del placer de descubrir

Aunque las mecánicas de hackeo en Watch Dogs están limitadas por la batería y por ciertas restricciones (que se van abriendo a medida que avanzas y compras nuevas habilidades), el juego ofrece desde sus primeras misiones mucha libertad para que explores las calles de Chicago a tus anchas y descubras secretos, extras y misiones secundarias.

Así pues, mi última recomendación es que saborees Watch Dogs y que, si descubres más usos de la habilidad de hackeo nos los cuentes.

¿Quieres saber más sobre Watch Dogs? Lee nuestro análisis.

Sígueme en Twitter: @mariabaeta

Cargando comentarios